Gobiernos Nacionales y Locales

Conceptos Clave

La buena gobernanza de la migración puede ser una poderosa fuerza económica y social para el desarrollo sostenible. Cuando los gobiernos aprovechan los efectos positivos de la migración para el desarrollo al tiempo que abordan sus desafíos, los migrantes pueden hacer contribuciones cruciales a las economías y sociedades locales y nacionales. Trabajamos con las autoridades locales y nacionales para integrar la migración en sus políticas y su planificación, abordando los factores y los retos estructurales que obligan a las personas a desplazarse, al tiempo que se maximizan las habilidades y la diversidad que los migrantes aportan al territorio.

Una buena gobernanza de la migración fomenta una migración regular y ordenada, tal y como se pide en el Pacto Mundial sobre Migración (PMM). La Red de Migración de las Naciones Unidas apoya a los gobiernos para que apliquen el PMM a través de su Orientación para los gobiernos y todas las partes interesadas pertinentes.

¿Por qué los gobiernos deben integrar a los migrantes y desplazados en su trabajo?
  • La migración no puede detenerse, pero puede gestionarse de forma que se maximicen sus beneficios.
  • La migración puede aliviar el declive demográfico, ayudando a los países con sociedades envejecidas y poblaciones en edad de trabajar estancadas. En 2020, el 73% de todos los migrantes estaban en edad de trabajar (20-64).
  • Integrar a los inmigrantes es una inversión, no un coste, que puede añadir miles de millones al PIB del país de acogida, afirma la OCDE.
  • Asimismo, los inmigrantes proporcionan una mano de obra crucial en industrias esenciales, envían remesas que salvan vidas a sus familias para impulsar las economías y sociedades de las que proceden, y son emprendedores, innovadores e inversores.
  • El acceso de los migrantes a servicios esenciales, como la asistencia sanitaria, la alimentación y la seguridad, es fundamental para que puedan desarrollar su potencial.
  • Garantizar las vías legales, la protección de los derechos, la inclusión y el acceso a los servicios puede ayudar a los migrantes a contribuir más social y económicamente.
  • Sin el Estado de Derecho, el acceso a la ciudadanía y la inclusión social y económica, los inmigrantes y las comunidades corren el riesgo de quedar marginados.
  • Un estudio financiado por la UE que abarcaba 114 países descubrió que la diversidad étnica y religiosa a nivel nacional estaba asociada a una mejor salud y bienestar.

Integración de la migración en las políticas y acciones: Ayudamos a los gobiernos a incluir la migración y las voces y perspectivas de los migrantes en las políticas y la planificación en todos los ámbitos de la gobernanza, como el desarrollo, la salud, la educación y otros. Es esencial que estos diferentes sectores sean coherentes y que estas políticas funcionen conjuntamente. Por ejemplo, los migrantes deben ser incluidos simultáneamente en la planificación urbana, tener acceso a la educación y estar protegidos por la normativa laboral.

Potenciar a los actores locales: Las autoridades locales y las partes interesadas - en las ciudades, las zonas rurales, las provincias y las áreas regionales - son actores de la gobernanza de la migración por derecho propio. Dado que la migración se está convirtiendo cada vez más en un fenómeno urbano, capacitamos a las autoridades locales para que gestionen sobre el terreno las repercusiones tanto positivas como negativas de la migración, tal y como exige el principio de "todo el gobierno" del PMM. En nuestro trabajo de codirección de foros como el Mecanismo de los Alcaldes, incluimos a las autoridades locales en las conversaciones globales sobre migración, como el PMM y el Foro Global sobre Migración y Desarrollo (GFMD).

Coordinación local-nacional: Las autoridades nacionales y locales deben desarrollar políticas conjuntamente, aprovechando la experiencia y los conocimientos locales y alineando las políticas locales y nacionales con las prioridades globales. Nuestro trabajo mejora los mecanismos de coordinación entre los distintos niveles de gobierno, fomentando políticas migratorias más eficaces y una mejor gobernanza en todos los sectores (por ejemplo, sanidad, educación).