Estudio de caso: Ecuador

Introducción

En Ecuador, en 2014, el Gobierno Autónomo Descentralizado de la Provincia de Imbabura (GADPI) y su gobierno provincial (Patronato Provincial) se embarcaron en un proceso para incorporar la migración en la planificación del desarrollo local. El gobierno deseaba abordar la compleja dinámica migratoria de la región, que incluía una gran presencia de refugiados colombianos, muchos inmigrantes, así como migrantes retornados. Para ello, el gobierno optó por integrar la migración en la planificación del desarrollo local con el fin de diseñar y aplicar políticas y programas eficaces que protegieran los derechos de los migrantes y los desplazados y garantizaran su acceso a los servicios, además de proporcionarles más oportunidades y empoderamiento. El proyecto se inició antes de la adopción de la Agenda 2030 y, por tanto, no se llevó a cabo en un marco relacionado con los ODS. Sin embargo, los resultados de sus intervenciones en materia de migración contribuyen a varios Objetivos y metas, y desde entonces se han asignado a varios ODS. El proceso se llevó a cabo con el apoyo de la Iniciativa Conjunta de Migración y Desarrollo (JMDI) de las Naciones Unidas en el marco del proyecto "Fortalecimiento de los Gobiernos Autónomos Descentralizados (GAD) de la Zona Norte del Ecuador en Materia de Movilidad Humana".

Metodología

  1. Actividades de arranque participativo: Inicio con la realización de varios procesos participativos para hacer un balance de las prioridades migratorias y de desarrollo en la zona.
  2. Establecimiento institucional: Establecer los organismos adecuados y varios mecanismos de coordinación interinstitucional para gestionar el proceso de integración. 
  3. Integración de la migración: Diseño y aplicación de diversas políticas y programas relacionados con la migración y el desarrollo en la región, mediante la integración de la migración en la planificación de las diferentes unidades gubernamentales.

Consultas

Para llevar a cabo una evaluación de las necesidades para determinar los requisitos exactos del proceso de integración, se puso en marcha un proceso participativo de consulta pública directa. Para ello se celebraron varias asambleas públicas. En estas asambleas se reunió a los habitantes de la provincia de Imbabura para que compartieran sus necesidades y problemas específicos. Se procuró incluir a ciertos grupos de atención prioritaria, como los niños, los jóvenes, los ancianos y los migrantes y desplazados.

Establecimiento Institucional

En 2015 se creó la Unidad de Movilidad Humana (HMU). En ella se incluyó un equipo técnico dedicado en la nómina del gobierno provincial, encargado de apoyar y complementar el trabajo de las distintas dependencias del gobierno en cuanto al proceso de transversalidad migratoria, y promover la coordinación interinstitucional. Posteriormente, el gobierno provincial elaboró la "Ordenanza para la Promoción y Protección de los Derechos de los Migrantes, Desplazados y sus Familiares en la Provincia de Imbabura", que declaró como política pública la promoción y protección de los derechos de los migrantes y desplazados, y estableció a la HMU como organismo responsable de la coordinación e implementación.

El gobierno provincial realizó un mapeo de los distintos actores públicos y privados que trabajan con los migrantes en la provincia. A partir de esto, se pudo coordinar con otros actores nacionales -como los Ministerios de Salud Pública, Inclusión Económica y Social, Educación y Relaciones Exteriores y Movilidad Humana- para avanzar en diversas intervenciones para proteger y defender los derechos de los migrantes.

Intervenciones: Integración de la Migración

Numerosas unidades gubernamentales de todos los sectores integraron la migración en su planificación de diferentes maneras. Las demás unidades dentro del gobierno provincial, entre ellas Soberanía Alimentaria, Servicios de Salud y Violencia Doméstica y Discapacidad, comenzaron a incluir a los migrantes y desplazados como sus beneficiarios. Para ello, estas unidades integraron en su programación nuevos objetivos relacionados con los migrantes y sus necesidades. Otros ejemplos de actividades puestas en marcha fueron las destinadas a crear oportunidades económicas para los migrantes. Entre ellas se encuentran las ferias de emprendimiento, la formación en artesanía y el apoyo a la gestión de microempresas de migrantes.

Por último, el gobierno provincial también promovió la participación directa como forma de garantizar la inclusión política de los migrantes y desplazados. En este sentido, se alentó a los migrantes y desplazados a participar activamente en los espacios de toma de decisiones políticas.

Conclusión

El proyecto en su conjunto logró incorporar la migración en las políticas públicas de todos los sectores en Imbabura. Si bien los procesos de integración de la migración tienden a tener lugar a nivel nacional, es a nivel local donde pueden tener mayor impacto. Este ejemplo muestra cómo hacerlo puede ayudar a atender las necesidades específicas de las poblaciones migrantes, además de implicarlas directamente en el proceso. El proceso de integración en Imbabura ayudó a avanzar hacia varias metas de los ODS. Por ejemplo, la meta 10.3 (garantizar la igualdad de oportunidades y reducir las desigualdades de resultados), la 10.7 (facilitar la migración y la movilidad ordenadas, seguras, regulares y responsables de las personas), la 16.B (promover y aplicar leyes y políticas no discriminatorias en favor del desarrollo sostenible), la 17.4 (mejorar la coherencia de las políticas para el desarrollo sostenible) y la 17.16 (mejorar la Alianza Mundial para el Desarrollo Sostenible).